Read Hienas by Eduardo Plaza Online

hienas

Hienas nos habla desde el vértigo de los asuntos: la provincia como espacio de retiro y abandono, habitada por escombros y recuerdos borrosos, la narración de la escena como resistencia a la rutina de la vida moderna, cuentos que dialogan sobre momentos que se desvanecen, sobre historias que apenas culminan. Encontramos actores sin pizca alguna de heroísmo, derrumbados y aHienas nos habla desde el vértigo de los asuntos: la provincia como espacio de retiro y abandono, habitada por escombros y recuerdos borrosos, la narración de la escena como resistencia a la rutina de la vida moderna, cuentos que dialogan sobre momentos que se desvanecen, sobre historias que apenas culminan. Encontramos actores sin pizca alguna de heroísmo, derrumbados y abatidos, fugitivos del curso de un relato que los encierra. “Los niños de la playa vivíamos siempre con ese destino precario: hacer amigos que desaparecían”, dice Eduardo Plaza en el relato que da título a este volumen, y traza consciente un mapa de lectura, una ruta en donde la precariedad de las vidas de estos personajes mínimos dan espacio a cuentos prolijos, queribles e inquietantes...

Title : Hienas
Author :
Rating :
ISBN : 9789569136207
Format Type : Paperback
Number of Pages : 105 Pages
Status : Available For Download
Last checked : 21 Minutes ago!

Hienas Reviews

  • Arelis Uribe
    2019-04-10 16:34

    "Teresa", "Hienas", "A ti nadie te obliga" y "Con Paula en la cocina, del tiempo junto a Isabel" fueron mis cuentos favoritos. Me gustan los ambientes que genera Eduardo Plaza, son íntimos. Me gusta que escriba en primera persona y con frases cortas. Quizá porque yo también escribo así. De "Teresa", me gustó la sensación de ahogo que entrega el cuento, por alguien que está desesperado debajo del agua y a la vez está en un proyecto de vida que no le hace sentido. De "Hienas" me gusta la estructura, las reflexiones sobre la muerte y la pérdida y cómo una va descubriendo a Rodewald, el personaje/elemento entorno al que gira al relato. Me acuerdo que leí este cuento en la selección del concurso de cuentos Paula. Con Eduardo fuimos finalistas el mismo año. En ese tiempo yo intentaba escribir "Ciudad desconocida" y no tenía final. Y leí el último párrafo de "Hienas" y me encantó y lo copié descaradamente. Me gusta que "A ti nadie te obliga..." sea sobre fútbol. A mí no me gusta el fútbol, pero me gustan los cuentos de fútbol, porque disfruto la belleza con la que narran un ambiente que a mí me es tan desconocido. "Con Paula en la cocina" lo escuché en una lectura y me atrapó altiro, es de esos relatos que una empieza y ya tienen algo rico, unas anécdotas que atrapan y que una quiere seguir hasta el final. Algunas frases bellas:"Con sus hijos presos del Liceo Marítimo, que, en vez de educarlos, los convirtió en rehenes sumisos de la industria del ostión"."Verlo comer era como verlo desnudo: se asomaban las cicatrices"."Los niños de la playa vivíamos siempre con ese destino precario: hacer amigos que desaparecían"."Les temíamos a los pacos pero queríamos ser parte de la democracia"."El fútbol me gustaba. Lo veía. Íbamos mucho al estadio. El problema era practicarlo"."Serían los que tocarían el éxito del único modo en que un pendejo de trece años cree que el éxito se expresa: huyendo de la cancha de tierra y jugando en el Estadio"."Cosas grandes pasaban en el fútbol y los adultos lloraban frente al televisor"."Cómo sería de estúpido ese sujeto que tenía la esperanza de que alguien pudiera aprender a jugar fútbol a los trece años".Y el epígrafe del libro, de Fernando Vallejo, qué belleza más grande:"No me cabe en la cabeza que se mueran los animales. La gente no me importa, así se trate de un ser querido: está dentro del orden de las cosas. ¿Pero un perro? ¿Un caballo? ¿Un cerdo? ¿Una vaca? Tan humildes, tan desventurados... Se me hace una injusticia macabra del Monstruo de arriba que se mueran los que no conocieron la felicidad ni un instante".

  • Victoria Mars
    2019-04-06 16:42

    Son peligrosos. Un amigo me dijo que vio a un Akita comerse a una niña de tres mascadas. Me dijo que le pasó a la hija de su nana. Son japoneses. Los japoneses son peligrosos. La gente y los perros también. Los de mi tío eran chicos y por eso no nos hicieron nada. No se dieron cuenta de que éramos chilenos.Otras de las voces chilenas que están renovando la literatura de este largo y angosto país. Me gusta el ritmo de la prosa de Plaza. Corta, al hueso, sin escándalo. Entre mis cuentos favoritos están "Federici cree ser emperador", "Hienas", "Mariposas", "Animales de compañia" y "Con Paula en la cocina, del tiempo junto a Isabel".Recomendado.

  • Rodrigo Sanhueza
    2019-04-21 11:25

    Cuando lees estos cuentos llegas a sentir -quizás a vivir- como propias sus aventuras. Edo logra acercarte a tus propias vivencias al compararlas con las "suyas", especialmente las que narran los pasajes de aquel niño de puerto.

  • Jose Rocuant
    2019-04-16 18:21

    La suavidad y cadencia y soltura con la que narra Plaza logra devolverte cierta añoranza y vértigo, una muy cierta nostalgia por esa vida tranquila, en que las cosas pasaban en la vida y no en internet, en que las cosas se resolvían por gestos, en que las cosas pasaban y un día dejaban de pasarte porque sí nomás.

  • Diego Lovegood
    2019-03-30 14:45

    Hace tiempo que no leía algo que me haya gustado taaaaanto. A excepción del cuento del paradero, los demás los encontré perfectos. El final de Hienas es hermoso y Teresa es otra weá en la construcción de una atmósfera. Lo amé. Espero leer mucho de Plaza en el futuro.